Pep Ljinders, asistente de Jurgen Klopp, dijo en una entrevista "El carácter del entrenador se convierte en el carácter del equipo. Lo puedes ver en todo el club"

Carácter lo que trajo a Ronald Koeman al vestuario blaugrana.
Carácter que faltó durante mucho, demasiado tiempo....

Probablemente el holandés sea un entrenador mediocre, que no sabe leer partidos pero tiene el mérito de haber aportado un poco de personalidad y carácter al FC Barcelona. Es desde la marcha de Luis Enrique que este equipo peca en este sentido con Valverde en parte pero sobre todo con Quique Setién que no consiguieron trasmitir la debida credibilidad al equipo.

Ayer ante el Granada llegó una victoria de carácter: dos goles por debajo en el marcador, a 3 minutos del final, los jugadores en el campo no dejaron de creer en la remontada, en el posible empate y en el paso de la ronda. De hecho, del 88 'al 93' primero Griezmann con la ayuda del portero rival y luego Jordi Alba llevaron el partido al empate y luego lograron dar la vuelta al marcador en la prórroga.

Koeman es un técnico mediocre, sí, pero tiene el mérito de ser el único escudo del equipo, de ser el único que defiende al equipo, de haberse incorporado a un vestuario que a principios de año estaba más dividido que nunca con el adiós de Suárez, Vidal y Rakitic y el 'caso' -Messi que había puesto en crisis a todo el club.

El vestuario está unido, tiene carácter, personalidad y cree en el técnico, con estas condiciones, el Barça deja una pequeña puerta abierta para poder soñar en esta parte final de temporada.

Sezione: Primer plano / Data: Gio 04 febbraio 2021 a las 16:30
Autore: Giusi Zaffiro / Twitter: @giusi1998@live.it
Ver lecturas
Print