El Barça está tan cogido con alfileres en la posición de central que Quique Setién se va a ver obligado en los próximos días a ensayar con jugadores que improvisen de urgencia en ese puesto por lo que pueda suceder en la Champions. A saber, al Barça ya se le han caído Ronald Araújo, central del Barça B que sufrió una lesión en el tobillo en el playoff de ascenso a Segunda este fin de semana; y tiene a Umtiti con problemas crónicos en su rodilla izquierda que hacen pensar que no estará en condiciones de jugar ni contra el Nápoles ni, posiblemente, en el resto de la Champions. Por tanto, sólo puede contar con Piqué y Lenglet en ese puesto. Ninguno está advertido de sanción aún, pero el riesgo estará latente tanto por el asunto de las tarjetas como en el de las lesiones en una competición tan corta que podría tener cuatro partidos en dos semanas.

Así pues, Setién tiene diez días de entrenamientos para ir mirando opciones. Algunas ya se han ido intuyendo durante la temporada. Arturo Vidal llegó a jugar como central unos minutos contra el Alavés. Su conocimiento del juego le permitió improvisar en ese puesto en la selección de Chile con Sampaoli. Vidal es potente, valiente, agresivo, va bien por arriba y, en ese puesto, más ordenado tácticamente que más adelante. No obstante, la primera opcion podría ser Nelson Semedo. El portugués es velocísimo y podría coordinarse bien y ser un factor de corrección para Piqué, pero tácticamente tiene lagunas y eso en la posición de central es un déficit excesivo. Y más para un amante del orden y el rigor en el juego de posición como Setién. A Semedo ya le costó la adaptación del puesto de extremo derecho al de lateral, tanto que sigue teniendo algún déficit de atención defensivo. Colocarlo de central podría resultar peligroso porque tampoco tiene buen juego aéreo.

Hay alguna opción más. Por ejemplo, Sergi Roberto. "¡Hasta de central puede jugar! Ya lo habéis visto", advirtió Setién antes de volverlo a colocar en defensa. Ya lo había hecho en Valencia acompañando a Piqué y Umtiti en una línea de tres y volvió a hacerlo en Valladolid en la antepenúltima jornada de Liga. Sergi Roberto da buena salida de balón y es muy bueno tácticamente. Le falta algo de agresividad y presencia en el juego aéreo para estar en un puesto tan específico. Finalmente, De Jong también es una opción por su tremenda facilidad para sacar el balon jugado y el extra que daría para romper una supuesta línea de presión adelantada. En su contra, su facilidad para perder la posición y su falta de juego aéreo.

De la ecuación desaparece Sergio Busquets. El de Badia nunca ha querido jugar ahí, ni siquiera cuando Guardiola lo intentó en la temporada 2010-11 tras las lesiones de Busquets y tuvo que tirar de Mascherano. Lento de piernas, jugar con tantos metros a sus espaldas le penaliza demasiado y limita sus mejores virtudes: la colocación y la perfecta lectura del juego. Visto el panorama, seguramente lo mejor que pueda hacer Setién es rezar o encomendarse a alguien para que Piqué y Lenglet aguanten sanos y sin tarjetas en esta Champions exprés que ha desatado el interés de todos.

Sezione: Primer equipo / Data: Gio 30 luglio 2020 a las 20:00 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print