Tras la rescisión de contrato de Ernesto Valverde como entrenador del FC Barcelona y su relevo por Quique Setién después de la reunión de la junta directiva celebrada esta tarde en el Camp Nou, el club ha vuelto a apostar por un entrenador conocedor de la Liga española, territorio que domina con una gran hegemonía en la historia reciente con ocho títulos conquistados de los 11 últimos. Quique Setién es el 60º técnico que tendrá el privilegio de dirigir al primer equipo azulgrana siguiendo la tendencia de estos años.

El cántabro es el sexto entrenador español de los últimos siete. El argentino Gerardo Martino, que llegó en verano como recurso de emergencia tras la recaída de Tito Vilanova que acabó con su fallecimiento ocho meses después, es el único extranjero desde que Frank Rijkaard fue relevado por Pep Guardiola en la temporada 2008-09. El de Santpedor inició una era de técnicos españoles que continuó con los también catalanes Tito Vilanova y Jordi Roura, quien debió asumir el equipo tres meses mientras el primer entrenador recibía tratamiento en Nueva York por un tumor de glándula parótida, así como por el asturiano Luis Enrique y Ernesto Valverde, extremeño de nacimiento y vasco de adopción.

Lo que sigue confirmándose con la marcha del ‘Txingurri’ es que los entrenadores cada vez duran menos en el banquillo del Camp Nou, una auténtica silla eléctrica. Quique Setién ya llega con canas a sus 61 años a diferencia de sus últimos antecesores, cuyo desgaste les ha ido pasando factura. Las imágenes fueron elocuentes con Guardiola, Luis Enrique y algo también con Valverde.

De los cinco años de la etapa Rijkaard se pasó a cuatro con Pep, solo uno desgraciadamente con Tito, uno con Martino, tres con Lucho y dos y medio con Valverde. Tampoco Louis van Gaal fue más allá de los tres cursos en su primera experiencia al suceder a Sir Bobby Robson, víctima en su única temporada de la sombra de Johan Cruyff, el más longevo de la historia con ocho campañas.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 14 gennaio 2020 a las 13:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print