Los jugadores del FC Barcelona no tendrán representación en la Mesa de Negociación que debe constituirse este miércoles entre la entidad azulgrana, los representantes del Comité de Empresa de los trabajadores y la primera plantilla de fútbol profesional. En esa mesa, el club quiere sentar las bases de la rebaja salarial que permita la viabilidad económica de la entidad ante la caída de ingresos previstos para la temporada 2020-21 cifrada en 170 millones de euros.

Según ha podido saber SPORT, son varios los motivos. El primero, como ya explicamos en nuestra edición del pasado viernes, por las formas que ha tenido el club con los jugadores. Estos, ahora, no reconocen como interlocutores ni al presidente Josep Maria Bartomeu ni al CEO, Òscar Grau: “Hubiera bastado una reunión de Bartomeu con los capitanes para explicarles el problema económico que tiene el club y le hubieran escuchado con atención, porque son los primeros en entender la delicada situación”, ha dicho a SPORT una fuente cercana al vestuario.

Sin embargo, los jugadores están muy molestos porque entienden que la carta que recibieron fue “una imposición unilateral y no consensuada”. Hoy mismo, la directora de recursos humanos del FC Barcelona, Gemma Biosca, ha respondido al burofax enviado el viernes por la noche por los jugadores y también a la de los empleados del club. Entre los asesores laboralistas de ambos colectivos ha cundido la sorpresa ya que la respuesta del club no se basa en argumento jurídico alguno y solo expone meras opiniones.

Los empleados cuestan 35 millones de euros

En lo que sí están de acuerdo empleados del club y primera plantilla es que los primeros no son ni el problema ni la solución. Por eso, entienden que el club debería negociar una rebaja salarial, ya sea aplazando los pagos en el tiempo, solo con los jugadores. La masa salarial de los empleados del club (540 en total) es el 3% del presupuesto del club. Es decir, 35 millones de euros desde el sueldo más bajo al más alto. Solo las fichas anuales de jugadores como Messi o Griezmann superan con creces esa cantidad.

El FC Barcelona acudirá este miércoles a la Mesa de Negociación con dos abogados laboralistas, encabezado por su responsable, Berenguer Tomàs, y la responsable de Recursos Humanos, Gemma Biosca. El Comité de Empresa irá con una nutrida representación. Según la carta que envió el club a ambos colectivos, se emplazan hasta el 5/6 de noviembre para llegar a un acuerdo, de lo contrario, aplicará las medidas de forma unilateral.

Estatuto de los Trabajadores

Y es aquí donde podría radicar el gran problema, ya que si el FC Barcelona baja a la legislación laboral a los jugadores del primer equipo, estos podrían acogerse al Estatuto de los Trabajadores y rescindir sus contratos de forma unilateral, con el cobro de 20 días por año trabajado como marca la ley en estos casis. Estarían en su derecho si la empresa les modifica sus condiciones de trabajo y sus emolumentos. ¿Se imaginan que, en el peor de los casos, Messi, Griezmann, Piqué, etcétera, se desliguen del FC Barcelona en noviembre?

Por cierto, en estas negociaciones no están los empleados de la Fundación, fijos discontinuos y tampoco los profesionales de las secciones ya que llegaron a un acuerdo a través de Albert Soler, director de las mismas, para diferir sus contratos. 

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 20 ottobre 2020 a las 13:30 / Fuente: Sport
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print