En su camino ilusionado hacia Estambul, donde ya habrá días para resucitar los fantasmas de Roma y Anfield, el Barça para sin necesidad en Milán. La victoria ante el Dortmund en la primera noche de luces del tridente le elevó a la primera posición con una jornada de antelación. Así que el viaje a Lombardía mezcla relajación, negocios de la directiva, que ya se mueve por Lautaro Martínez, y experimentos en el césped. El Barça de esta noche en el Giuseppe Meazza será de laboratorio porque su cruz de guía, Messi, se ha quedado en Barcelona después de una semana frenética en la que ha dado dos recitales en el césped y ha recibido su sexto Balón de Oro en el Theatre du Chatelet de París. Un Barça sin Messi es un Barça sin apellido, o casi ni el Barça. Pero visto el tormentoso inicio de temporada cuando no estaba el argentino, Valverde puede sacarle mucho provecho al partido, un buen simulacro para prevenir escenarios sin el genio de Rosario (sigue el partido en directo en As.com).

El Barça no se juega nada y el Inter, todo. Lo primero que hizo Conte a su llegada a la casa neroazzurra fue cargarse el Pazza Inter, (Loco Inter) una canción que aglutinaba el sentimiento de un club histórico pero que, según Conte, estaba confundiendo los valores. El Inter ha vuelto a la racionalidad con este entrenador que, curiosamente, era todo corazón en el campo. Es líder de la Serie A y depende de sí mismo para estar en octavos de la Champions. Lo tendrá hecho para ganar a este Barça light y al contrario del año pasado, cuando tiró la clasificación en el último partido contra el PSV, tiene argumentos de sobra para conseguirlo, especialmente la doble L que amenaza la hegemonía de la Juventus. Lautaro Martínez es una de las sensaciones del torneo y Lukaku, un bisonte que puede resultar devastador. El Inter es favorito y la lógica invita a pensar en que ganará, pero el Barça no puede salir a tirar el escudo por Europa. Demasiado daño hizo ya en los corazones culés el desastre universal de Liverpool.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 10 dicembre 2019 a las 14:15 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print