Nélson Semedo puede pasar en pocos meses de ser una pieza esencial en el intercambio de jugadores a verse renovado. Como no entró en la operación Pjanic con la Juventus y tampoco cuajó un trueque con el City por Cancelo, en el Barça retomaron la idea inicial de ponerle sobre la mesa una propuesta de prórroga de contrato y el representante del jugador, J orge Mendes, ha estado trabajando en ello. Fuentes del club garantizan a MD que las negociaciones están “avanzadas”.

Semedo (26), que llegó al Camp Nou en 2017 procedente del Benfica por 35,7 millones, firmó hasta junio de 2022. La discusión pasaba ahora por extender el compromiso contractual hasta 2025, tres temporadas fijas más. No han trascendido las condiciones pero alargar el contrato supone una mejora de su salario actual y, por supuesto, el incremento de la cláusula de rescisión de contrato que está en los 100 millones de euros, cantidad que en el mercado actual no se contempla como desembolso para un defensa pero que es una de las más bajas de la plantilla. Nada que ver con la de Griezmann, que está por los 800 millones, o por la de Messi, de 700.

En en el Barça aseguran que las negociaciones con Semedo van por tan buen camino como para aventurar un desenlace satisfactorio. El portugués está ahora por la labor de quedarse. Hubo algunos momentos en los que dudó y pensó que su salida era inevitable. Eran los tiempos en los que aguardaba unos minutos en el banquillo porque tenía por delante a Sergi Roberto. La llegada de Quique Setién, más partidario de avanzar al canterano hasta la media, como está haciendo con frecuencia desde su llegada, le despeja el camino. Los inputs que llegan desde oficinas hablan de acuerdo cercano pero sin ponerle fecha y mucho menos el cartel de inminente. Después de tanto ajetreo, el Barça no descarta que cuando la Champions League termine, el club pueda recibir alguna oferta que haga pensar en un replanteamiento. El defensa luso es plenamente consciente de ello.

Sezione: Primer equipo / Data: Dom 02 agosto 2020 a las 17:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print