Por paradójico que pueda resultar el Barça, a día de hoy con la constitución de la mesa de negociación, ha estado negociando simultáneamente la reducción de la masa salarial en torno al 30% y la renovación, con matices, de varios futbolistas del primer equipo. La más clara era la de Marc-André ter Stegen (28), cuyo contrato expiraba en 2022 y se ha mejorado y ampliado hasta 2025.

La idea, o la esperanza en cuanto al recorte, era llegar a acuerdos con los agentes de los jugadores. Unos están muy cerca, otros lejos de la solución al problema económico de hoy y otros ya han hablado del mañana con luz verde para todo. Al portero alemán le siguieron en el anuncio oficial anoche De Jong , Piqué y Lenglet . Araujo tardará más, pero llegará.

Y es que Bartomeu , antes de irse o antes de tener que irse, está decidido a asegurar la permanencia en la plantilla de jugadores que se consideran clave en el futuro inmediato utilizando el ‘recorte’ de estos años para alargar contratos. El lunes se anticipó que ya estaba en estudio la extensión de Lenglet (25) por más que tuviera firmado hasta 2023 con una cláusula de 300 millones. Ahora tiene contrato hasta 2026. No hay muchos centrales zurdos de nivel en el mercado y en este momento la continuidad del francés es prioritaria.

La crisis de centrales y lo apuntado por Araujo (21 años y 200 de cláusula) en las pocas ocasiones que ha tenido también aconsejaban su renovación. Con De Jong , que a diferencia de Lenglet no ha firmado el burofax de los capitanes oponiéndose a la rebaja, ocurría lo mismo por más que estuviera firmado hasta 2024 con 400 millones de cláusula. Ahora mantiene su precio de libertad pero hasta 2026. Es apuesta de club y la apuesta por él, aunque aún no haya dado su nivel, ha sido fuerte y rápida.

Sezione: Primer equipo / Data: Mer 21 ottobre 2020 a las 14:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print