El FC Barcelona volvió esta semana al trabajo. En cuanto terminó la Liga, Quique Setién dio una semana de vacaciones a los futbolistas, antes de ponerse manos a la obra para preparar lo que queda de Champions League.

Los blaugrana empezarán el próximo 8 de agosto en el Camp Nou, donde disputarán el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League contra el Nápoles. Los culés intentarán hacer valer el empate a 1 gol cosechado en San Paolo. Y si pasan, entrarán en la fase final de la competición continental, que se disputará a partido único entre el 13 y el 23 de agosto.

El Barça prepara la Champions League

Leo Messi avisó en una entrevista antes del estallido de la pandemia del coronavirus: “Con lo que tenemos no nos da para la Champions”. Y lo repitió después de perder contra el Osasuna en el penúltimo partido de Liga. Una derrota que le costó al Barça decir adiós definitivamente a la competición de la regularidad: “Ya dije que no nos daba para la Champions y no nos dio ni para la Liga”.

Aun así, con la competición a partido único, el equipo catalán estaría a tres partidos de levantar su sexta Champions. Y después de como ha ido el 2020, todo puede pasar. Incluso que la gane el Atalanta.

Última oportunidad para Setién

Y si Quique Setién quiere mantener el puesto, más vale que haga sonar la flauta. Porque alzar la orejuda es la única carta que le queda para seguir entrenando a Messi, Luis Suárez, Gerard Piqué y compañía. Josep Maria Bartomeu asegura que Sertién seguirá el curso que viene. Y se dijo que cuando visitó al míster en su domicilio recientemente, lo hizo para mostrarle su apoyo.

Pero la realidad es que el presidente y la junta directiva tienen más claro que el agua que si el cántabro no se hace con el título, será cesado. La decisión está tomada.

Setién está sentenciado

Porque ganar la Liga de Campeones es lo único que le daría crédito tanto ante los mandatarios. Pero también con la afición y con los miembros del equipo. La relación entre los cracks y el cuerpo técnico está muy deteriorada. Se vio, por ejemplo, en la pausa de hidratación en el partido contra el Celta de Vigo.

Y no solo estamos hablando de esas en las que Messi ignoraba a Eder Sarabia mientras el segundo de Setién le daba algunas indicaciones. También las de los aspavientos de Ivan Rakitic, o de los gestos de Gerard Piqué. Escenas que confirman lo que venía siendo un secreto a voces en la capital catalana. Que Quique Setién y su equipo están a punto de saltar del banquillo culé. Y solo ganar la Champions le otorgaría al míster el respeto necesario para seguir al frente del equipo.

Bartomeu cerca al sustituto de Setién

Pero cerrar la temporada con el máximo título continental se antoja una misión casi imposible. Y en los despachos culés ya preparan opciones como recambios del entrenador blaugrana.

El gran deseado de Bartomeu y compañía es Xavi Hernández. Junto a Pep Guardiola, es de los pocos que generarían ilusión entre la parroquia culé. Pero el de Terrassa no quiere coger un proyecto en declive. Prefiere esperar a que se marche la directiva actual para regresar al Camp Nou.

Xavi dice “no”

Así se lo hizo saber el ex futbolista a Bartomeu y Eric Abidal, cuando fueron a por él en el mercado invernal. Porque aunque Eric Abidal desafíe a Xavi con que demuestre que hubo propuesta, sí la hubo. Otra cosa es que al francés le avergüence haber creado un equipo tan poco atractivo y equilibrado que ni los más fieles al Barça rechacen dirigirlo.

El plan B es Ronald Koeman. El técnico holandés ya rechazó una oferta hace unos meses. Tenía entre manos la Eurocopa que debía disputarse este verano.

El plan B a Xavi

Pero con la Eurocopa aplazada para el curso que viene, en Bartomeu y compañía confían en que exista la posibilidad de que decida entrenar al equipo azulgrana, al menos el año que le queda a la actual directiva dirigiendo el club.

Un Ronald Koeman que, como Setién, tampoco convence a Messi. El argentino sabe del carácter del neerlandés y ya se ha visto como han terminado los técnicos sin mano izquierda. Y en esta parcela, lo tiene claro. Prefiere infinitamente a Xavi.

Los tapados de Bartomeu

Pero estas no son las únicas opciones. Existe un plan C. Este consiste en subir a alguno de los técnicos delas categorías inferiores. Uno de los candidatos es Patrick Kluivert, mientras que la otra opción es Francisco Javier García Pimienta, actual técnico del B que acaba de renovar su contrato con el club blaugrana.

Dos opciones que gustan mucho más a Messi que Koeman. Sobre todo la de Pimienta, un hombre dela casa que conoce perfectamente la filosofía Barça y que en el filial ha demostrado tener una gran mano izquierda para dirigir el vestuario.

Sezione: Primer equipo / Data: Ven 31 luglio 2020 a las 16:00 / Fuente: Diario Gol
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print