Cuando el Manchester City se plantea fichar a Messi, no se limita a pensar en los dos, tres, cuatro o cinco años de fútbol que le queden en la élite. Fichar a Messi tiene un plan de negocio más profundo aún que el deportivo. Para convencerle a partir de enero, momento en que podrá negociar libremente con cualquier otro club, y más allá del rendimiento que pudiese dar de nuevo bajo la batuta de Pep Guardiola, en el club inglés ya están preparando un dossier con el plan que tienen para él durante los diez próximos años.

A sus 33 años, y tras forzar sin éxito su salida del Barcelona el pasado verano, parece que la oferta por él no solo será del Manchester City como tal, sino de todo el City Football Group (CFG), el conglomerado que aglutina varias entidades deportivas a lo largo del mundo. Fichar a Leo Messi va mucho más allá de lo deportivo, y en el grupo ya echan números acerca del posible impacto que tendría su llegada a nivel publicitario y de revalorización de la marca. En el otro lado de la balanza, el extraordinario sueldo que cobra y que puede suponer un problema para un equipo amenazado por el control del fair play financiero.

Si Messi termina recalando en el City, y una vez que se agote su rendimiento al más alto nivel, tendría la oportunidad de recalar en cualquier equipo del grupo que sea de su gusto. Desde Estados Unidos, donde tienen el New York City FC, hasta Australia, con el Melbourne City, pasando, cómo no, por Asia, donde poseen el Yokohama F Marinos. Una vez que decidiese colgar definitivamente las botas, y si finalmente acepta la oferta, el plan es que Messi actúe como embajador del grupo alrededor del mundo, aprovechando el Manchester City su figura para consagrarse de una vez por todas como club de pleno derecho de la élite futbolística.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 24 novembre 2020 a las 18:45 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print