Según pudo saber AS, Gerard Piqué, uno de los cuatro capitanes del Barça, con contrato hasta junio de 2022, ha negociado una rebaja salarial con el club que, según algunas fuentes, estaría dispuesto a aceptar. Piqué, que por motivos obvios seguramente sea el futbolista que mejor conoce el impacto que ha tenido la crisis del COVID-19 en la economía de los clubes de élite, y no sólo en fútbol, ha tenido un gesto de complicidad que no tiene nada de heroico, pero sí de lógico. La negociación de Piqué a la que tuvo acceso este diario se une a la información que facilitó el sábado Catalunya Ràdio. Según dicha emisosa, Ter Stegen, De Jong y Lenget se habrían negado a firmar el burofax en el que se rechazaba la bajada de sueldo que el club propuso por correo electrónico a sus empleados.

Pese a la lógica fuga de información en un club en vísperas de unas elecciones, el Barça confía en que, como sucedió durante el confinamiento, la primera plantilla circule por un carril alternativo al de los trabajadores regulares. Es por eso que el CEO del club, Òscar Grau, está tratando de llegar a acuerdos individuales en distintas direcciones. A los futbolistas con contratos largos como Busquets o Alba ya se les anunció este descenso en septiembre. También se abrirá la vía Ter Stegen, que consiste en ampliar contratos para aplazar las cantidades. Finalmente, hay casos en los que se atacarán recortes directos y en los que se espera solidaridad con los mileuristas de club. Simplemente, porque hay menos ingresos.

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 19 ottobre 2020 a las 17:00 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print