El imprevisible y desconcertante colegiado valenciano Antoni Miguel Mateu Lahoz arbitra el Valladolid-Barça con un mal recuerdo muy reciente para el equipo azulgrana. En el Barça-Atlético (2-2) era el encargado del VAR y estuvo muy atento al pie de Ter Stegen, que estaba un centímetro más adelantado de la línea en el penalti que le paró a Diego Costa. Avisó al canario Alejandro José Hernández Hernández, que lo hizo repetir, convirtiéndolo en gol Saúl. Sin embargo, Mateu se despistó en el segundo penalti marcado por Saúl al no ver que Correa, antes de que lanzara su compañero, ya estaba dentro del área en busca del rechace. Tampoco avisó a su colega de un posible penalti de Giménez a Piqué.

Con el silbato, en el césped, igual que en el VAR, Mateu siempre utiliza su propio reglamento, especialmente en la valoración de lo que considera falta o un contacto permitido, con el consiguiente misterio respecto a qué acciones son motivo de tarjeta para él.

Sezione: Primer equipo / Data: Sab 11 luglio 2020 a las 14:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print