Pedri González, que comenzó la jugada del 0-1 de De Jong con su pase a Braithwaite, volvió a ser un futbolista importante para el dominio de partido que ejerció el Barça en Elche. El joven canario de 18 años siempre encuentra el pase necesario para tranquilizar el juego y sabe acelerar cuando es necesario.

En el Martínez Valero le faltó conectar con Griezmann, quien no leyó un par de centros profundos y precisos, para que su actuación fuese estelar.

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 25 gennaio 2021 a las 08:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print