“Juega en el Camp Nou como si fuera el patio de su casa”, comentan en los despachos de la Ciutat Esportiva Joan Gamper sobre Pedri González. El canario debutó oficialmente en Primera División este domingo vistiendo, ni más ni menos, que la camiseta del FC Barcelona, el equipo de su vida, del que es aficionado desde que nació porque la pasión culé le viene de familia.

El canario es un tipo humilde, pero no se deja impresionar ni por el escenario, ni por la camiseta, ni por sus compañeros, que hace cuatro días eran sus ídolos. En el club sorprende la normalidad con que lo va asumiendo todo, sin tensión, dejándose ir. Cuando rueda el balón siempre juega igual. Como lo hacía en el Tegueste y posteriormente en Las Palmas, donde despuntó en Segunda A con tan solo 16 años. Ahora, con 17, mantiene su personalidad y sigue creyendo en sus posibilidades como el primer día. Pedri no se conforma solo con tener dorsal del primer equipo y quiere más. Está en ‘su’ Barça y no piensa desaprovechar la oportunidad. Además, tiene plena confianza del cuerpo técnico. Al finalizar el encuentro contra el Villarreal, el entrenador le felicitó por su debut y su actuación.

Koeman valora su polivalencia y lo ve en cualquier de las tres posiciones de la mediapunta. Al entrenador holandés también le convence su capacidad de trabajo. A pesar de que es un futbolista de clara vocación ofensiva, se entrega en tareas defensivas. Además, ha sorprendido por su capacidad de asumir conceptos y de entender todo lo que se le pide desde el cuerpo técnico.

En la ejecutiva azulgrana siguen confiando ciegamente en Pedri. Desde que lo firmaron entre Ramon Planes y Jose Mari Bakero el pasado verano, han seguido muy de cerca su evolución. Sorprende positivamente cómo asume su nuevo rol en un equipo de la entidad del Barcelona y consideran que es un futbolista que, por su talento y su carácter, puede hacer carrera. “Puede ser un jugador de época”, se atreven a apuntar en el club azulgrana.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 29 settembre 2020 a las 13:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print