El fútbol español vive un momento en el que si monta un circo le crecen los enanos. La falta de gol es una de las grandes preocupación del campeonato nacional. Otra, la desaparición de los colosos de todas las quinielas de favoritos de cara a la Champions y la Europa League que están a punto de comenzar. Y, ahora, llegó el Virus FIFA. El temido Virus FIFA, que, por supuesto, siempre perjudica más a aquellos que ven a su mayoría de futbolistas coger un avión y recorrer el mundo para defender la camiseta de su equipo nacional. Ahora, más todavía. Debido a los meses de parón, en cada ventana se disputarán tres partidos por Selección, frente a los dos que se jugaban con anterioridad. Más carga, más viajes, más riesgo de lesiones, menos tiempo de aclimatación a la vuelta...

Así se ha visto en la sexta jornada en Primera División. De los cuatro equipos clasificados para la Champions, solo ha sumado los tres puntos el Atlético de Madrid. Además, lo hizo con mucho sufrimiento ante un Celta de Vigo que pudo abrir su marcador en varias ocasiones y chocó con Oblak, el palo o la imprecisión en los metros finales. Real Madrid, Barcelona y Sevilla, por el contrario, no fueron capaces de sacar ni un solo punto. Zidane tuvo que rotar ante el desgaste y los kilómetros de algunos de sus hombres clave como Casemiro. Nada más lejos de la realidad, Modric o Kroos se mostraron fatigados y con necesidad de descanso y los suplentes habituales como Isco o Marcelo no mostraron el nivel habitual.

El Sevilla, por su parte, cayó ante el Granada, en un duelo en el que De Jong o Lucas Ocampos fueron suplentes. Así lo decidió Lopetegui, tras el parón internacional en el que han participado activamente con sus selecciones. Tras el descanso les dio entrada, pero no fueron capaces de rescatar siquiera un punto. La expulsión de Joan Jordán también fue trascendental. El Barça cerró la tarde del sábado con su polémico traspiés en campo del Getafe. Los de Bordalás jugaron al máximo voltaje, como es habitual, y eso es algo a lo que el Barça no supo responder. Messi se mostró algo más errático que de costumbre; Griezmann, pese a estar en una posición más centrada, volvió a dar la sensación de sentirse perdido; y las rotaciones, entre las que se incluye la titularidad de Dembélé, no ayudaron.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 20 ottobre 2020 a las 11:30 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print