Leo Messi siempre ha sido señalado como el gran sucesor, el gran heredero, de Diego Armando Maradona, que ha fallecido hoy a los 60 años de edad. El fútbol quiso reunirles aunque sólo fuera una vez. Los dos mitos del fútbol argentino y mundial coincidieron en la selección argentina durante dos años, de 2008 a 2010. Fueron en total 24 partidos, de los que se ganaron 18 y se perdieron 6. De aquella etapa quedan muchas vivencias.

La relación entre ambos fue intensa sobre todo en el Mundial de Sudáfrica de 2010 que acabó con la eliminación de Argentina en los cuartos de final frente a Alemania por 4-0. Se habló mucho de aquellos años de convivencia y de que la relación no fue buena, algo que los dos fueron desmintiendo en cada entrevista, aunque algunas declaraciones de Diego no acompañaron. Las comparaciones estaban siempre en boca de todos y eso daban pie a muchas interpretaciones.

El debate entre quién ha sido más genial y decisivo de los dos les ha acompañado durante estos últimos 15 años. Unos defendían que Maradona fue decisivo en los Mundiales y que hizo grande a un equipo, al Nápoles, cuando los campos de fútbol eran en ocasiones campos de batalla. Los defensores de Messi argumentan la constancia de un genio y su aportación goleadora.

No es de extrañar que quisieran compararles. Maradona dejó goles para la historia, como aquel inolvidable tanto contra Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de México en el 1986 o la famosa mano de Dios. Messi recreó en este siglo XXi esos goles ante el Getafe y frente al Espanyol. Las imágenes de aquellos goles se han hecho icónicas.

Sezione: Primer equipo / Data: Gio 26 novembre 2020 a las 12:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print