Llegó de la Juventus, pilló el coronavirus y empezó la temporada a un ritmo distinto de sus compañeros. Poco a poco, Miralem Pjanic se ha puesto al día y, así, a la primera oportunidad que Koeman consideró que Sergio Busquets debía descansar, el bosnio tuvo ya su primera titularidad en el Barça. Un buen debut, pero con margen de mejora. A pesar de no tener los automatismos del equipo, hizo bien los más difícil de jugar con doble pivote: hacer el contrapeso con De Jong. Es decir, ofrecerse en diagonal en la salida de balón para poder recibir y escalonarse en la presión para no ir los dos a la tuntún y dejar la espalda desguarnecida. Hizo la falta táctica a la italiana, cuando tocaba y dio un recital de pases. Lo que más sorprende es que juega muchas veces al primer toque, lo que da velocidad de circulación al equipo y, por lo tanto, ventaja para pillar al rival. Pjanic se marchó del campo cabizbajo, consciente de que la expulsión de Piqué llega por una perdida de balón suya, por un pase absurdo e impreciso. Un error que costó caro pero, prácticamente, su único error. Al final del encuentro, cuando la UEFA sirvió las estadísticas del partido, más de uno se quedó boquiabierto. Top Pases del partido: Pjanic. El que más dio (80) y con un mayor acierto (92%). Esto sí es rendimiento inmediato.

Sezione: Primer equipo / Data: Gio 22 ottobre 2020 a las 18:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print