Una de las obsesiones del staff técnico del Barça es aprovechar las jugadas a balón parado. Es uno de los aspectos que más ha estado tratando de corregir, especialmente los córners. En los entrenamientos, según cuentan desde la Ciutat Esportiva, se ha trabajado mucho las cuestiones tácticas.

La insistencia de Alfred Schreuder el segundo de Ronald Koeman, terminó en Kiev de dar sus frutos. Después de varios intentos, llegó un gol desde el saque de esquina. Centro de Aleñá, remate con la cabeza de Mingueza hacia atrás y gol de Braithwaite a bocajarro. La misma fórmula habían probado frente al Atlético de Madrid y en algunos partidos anteriores pero sin suerte.

El Barça no marcaba de córner desde el pasado 8 de agosto, en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions frente al Nápoles. Saque de esquina que botó Rakitic y cabeceó Lenglet a gol. Desde entonces, los azulgranas no han vuelto a ver portería hasta esta pasada última jornada de Champions League.

Sezione: Primer equipo / Data: Dom 29 novembre 2020 a las 13:45 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print