Los números de la situación  económica del FC Barcelona, anunciados este lunes, pintan una situación absolutamente terrible: la deuda total se sitúa en 1.173 millones de euros, de los cuales 730 son a corto plazo y hay que pagar 266 millones a los bancos antes del 30 de junio, 90 de ellos a Goldman Sachs ( con la empresa Barça Licensing & Merchandising como garantía de estos créditos).

La masa salarial del total de los deportistas profesionales se sitúa actualmente en un 74% de los ingresos. El Barça, además, todavía adeuda 196 millones de euros a otros equipos por varias de las incorporaciones que ha cerrado en los últimos años, como, por ejemplo, 40 millones de euros al Liverpool por Coutinho, 48 al Ajax por De Jong y cinco millones al Atlético por derechos preferenciales en el fichaje del francés Antoine Griezmann. A cambio, tiene pendiente de cobro, por el mismo concepto, 58,7 millones.

Los gastos incurridos en amortizaciones y permutas, como la llevada a cabo de hecho en la operación que acabó con Pjanic fichando por el Barça y Arthur incorporándose a las filas de la Juventus, han supuesto, por su parte, un total de 186 millones de euros. La temporada que viene, el agujero aumentaría en 177 millones de euros más. Y, así, progresivamente, hasta alcanzar los 596 millones de euros. La situación, además se ha vuelto aún más grave a causa de la pandemia. Durante este año, el club preveía ingresar 56 millones de euros a través de las localidades del Camp Nou, contando un 25% de público en febrero que aumentaría hasta el 50% en mayo. Algo que parece también muy lejos de poder cumplir, si bien esta cantidad, con la foto general que presentan sus números, sólo habría arreglado una parte del desastre.

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 25 gennaio 2021 a las 20:30
Autore: Giusi Zaffiro / Twitter: @giusi1998@live.it
Ver lecturas
Print