Con las elecciones convocadas par el 24 de enero, el calendario prevé que concede diez días (del 2 al 11) a los precandidatos para que recojan los 2.257 avales que les permitan ser proclamados candidatos entre el 12 y el 14 del mismo mes. Y el 15, con ese trámite superado, arrancaría la campaña.

Estas fechas adquieren mayor trascendencia y compromiso porque incidirán en las decisiones que pudiera tomar la Junta Gestora en materia de fichajes, pues la intención de su presidente, Carles Tusquets , es evaluar la posibilidad de reforzar el equipo con la inversión más realista a su alcance, a través de un consenso con los aspirantes que hayan conseguido las firmas exigidas para ser candidatos.

Mientras llegue ese día, Ronald Koeman y Ramon Planes , en contacto permanente, tienen que dejar atadas, no bendecidas, operaciones de entrada y salida. En lenguaje popular, deben presentar los deberes delegando cualquier decisión para que, en función del acuerdo de la gestora con los candidatos, puedan ejecutarse en tiempo récord.

Estamos hablando de que el FC Barcelona, antes del cierre del mercado, dispondrá de apenas quince días para darle al club y al equipo lo que Koeman necesita. Mal asunto esto de llevar las elecciones al domingo 24 de enero. Llegan tarde y mal porque, si hay que moverse (y es necesario moverse), los proveedores, al saber que el club negociará contrarreloj, estarán esperando al Barça con el precio por las nubes.

Al mismo tiempo, los posibles compradores de descartes blaugranas, sabiendo que el Barça necesita ingresar con urgencia para poder invertir acto seguido, pujarán a la baja. Total que, hablando en plata, Planes y Koeman están contra la espada y la pared.

Sezione: Primer equipo / Data: Sab 28 novembre 2020 a las 15:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print