Ronald Koeman lo primero que hizo cuando empezó los entrenamientos fue cambiar el sistema de juego del equipo. Adiós al 4-3-3 clásico que ya no aporta nada y 'bienvenido' al 4-2-3-1, sistema que el holandés también utilizaba con la selección holandesa.

Los últimos dos entrenadores del Barça, Valverde y Setién, también intentaron apostar por este dibujo pero entendieron que en aquel momento, la plantilla no estaba construida para jugar de esta manera y que solo podrían elegir al clásico módulo.

El 4-3-3 ha sido el punto de partida del juego del Barça desde la etapa Van Gaal casi ininterrumpidamente y el equipo de Guardiola alcanzó la excelencia con este dibujo y con Messi de ‘falso nueve’.

Otras veces, sin embargo, el 4-2-3-1 ha sido el punto de partida, pr ejemplo, Frank Rijkaard trató de imponerlo pero al cabo de poco tuvo que volver al 4-3-3. En la temporada 1996-1997, primer año tras el despido de Cruyff y en jn Barça acostumbrado al clásico sistema de huevo, Robson introdujo el doble pivote, formado por Guardiola y Popescu, un equipo muy ofensivo y por eso cayó en desgracia el dibujo. 

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 14 settembre 2020 a las 16:30
Autore: Giusi Zaffiro / Twitter: @giusi1998@live.it
Ver lecturas
Print