El nuevo fútbol sin público hace que durante los partidos se puedan escuchar conversaciones, instrucciones y gritos de los protagonistas que antes quedaban disueltas entre el clamor de la grada. En el partido Cornellà-FC Barcelona, ya en la prórroga, Ronald Koeman explotó en dos ocasiones con dos gritos contundentes que tuvieron un mismo destinatario: Junior Firpo.

Fue en el primer tiempo del tiempo extra, con el lateral zurdo corriendo por la banda pegada a los banquillos, cuando dos acciones del defensa desesperaron al técnico holandés. Koeman vio como le había costado a su equipo ponerse 0-1, y con casi media hora por delante era consciente de la necesidad de defender bien. En una acción en la que Junior bajaba a un ritmo muy bajo, Koeman soltó un “baja, Junior, hostia”, y se giró acto seguido hacia el banquillo. Instantes después, en una acción de transición por la izquierda y con Konrad desmarcándose, Junior se la pasó un tanto floja a lo que el holandés gritó ‘pase fuerte, hostia, pase fuerte”.

Sezione: Primer equipo / Data: Ven 22 gennaio 2021 a las 16:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print