El tridente del Barça volvió a dar ejemplo de conexión. El tanto del Barça se gestó gracias a la calidad de los tres. Griezmann se desmarcó, un taconazo suyo dejó a Messi en posición para chutar, lo hizo y el rechace lo pilló al vuelo Luis Suárez para marcar el tanto del triunfo.

Los tres repitieron la sintonía que demostraron ante el Villarreal y que acabó con dos asistencias de Messi y goles de Suárez y de Griezmann, en uno de ellos en una jugada parecida. En el tanto del francés en La Cerámica, Leo también pisó el balón hacia atrás.

La cohabitación del tridente en su versión 2020 se vio más consistente que nunca entonces. Fue en la jornada 34, aunque con razones para su tardanza. Las lesiones, la pandemia y la falta de una pretemporada para que Setién pudiera probar distintos sistemas tácticos que les permitiera encajar de una manera definitiva. Frente al Espanyol, el tridente no tuvo demasiadas oportunidades, esta vez a causa del muro que Rufete levantó con la disposición de una defensa de cinco con tres centrales.

Sezione: Primer equipo / Data: Gio 09 luglio 2020 a las 22:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print