El éxito de Martín Braithwaite no es haber marcado un gol en los pocos minutos que ha jugado. Tampoco que haya dado en la diana en dos partidos consecutivos (Dinamo y Osasuna), los dos de titular. Su gran mérito es haber contestado sobre el césped si es urgente fichar al holandés Memphis Depay en este mercado invernal por un dinero del que el Barça no dispone, y más al no tratarse de un delantero centro como él.

La profesión de ‘9’ puro no es para todo el mundo. Hay que entrenarse mucho. Y sus números de esta temporada lo dicen todo. Ha marcado en los dos partidos que ha sido titular (Dinamo y Osasuna) y lleva 3 goles en apenas 196 minutos, a una media de 65. Un promedio que en los pies de otros cracks, recibirían elogios hiperbólicos. De un plumazo, el ariete danés ha pasado a auparse en el cuarto goleador de la plantilla con muchas menos oportunidades, después de Ansu Fati, de Messi y del propio Griezmann, además de una asistencia europea.

En Champions reparte los minutos en dos encuentros. Apenas uno frente a la Juventus y los 90 ante el Dinalo. En Liga, casi siempre de suplente: Getafe (10’), Real madrid (3’), Alavés (12’), Betis (12’) y Atlético (7’).

La primera vez que también marca de forma seguida. En su primera media temporada, sólo anotó un gol. Fue frente al Mallorca, el 13 de junio de este 2020. 19 partidos atrás. Entremedio, el delantero aguantó las noticias filtradas desde el club de que su nombre aparecía primero en el mercado veraniego y ahora en el invernal. Trabaja en la Ciutat Esportiva, también en casa convencido de que tiene recorrido en la plantilla. Anotó su primer gol en el Camp Nou. La lástima es que sin público.

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 30 novembre 2020 a las 13:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print