El 23 de enero de 2019, hace dos años, los aplausos atronaban en el Camp Nou al hacerse oficial el fichaje de Frenkie De Jong. El Barça sellaba en Amsterdam su aterrizaje en verano por 75 millones más 11 en variables y el barcelonismo se frotaba las manos suspirando por un joven que era un lujo del fútbol mundial. En Elche, aquel futbolista de 21 años que encandiló a Europa liderando el envidiado atrevimiento del Ajax ofreció una de sus versiones más parecidas. Marcó un gol a puerta vacía y dio la asistencia del segundo a Riqui, no sólo en uno de sus partidos más completos, sino en un arranque de 2021 que le ha devuelto la felicidad.

Es el Frenkie goleador más parecido al del club ‘ajacied’. En dos temporadas como culé va por los seis goles, los mismos que en los tres del Ajax. En esta temporada 2020-2021 son 4 en 26 partidos (dos ante la Real Sociedad y uno frente al Huesca), mientras que en la 2019-2020 de su debut firmó dos más en 42 partidos (Valencia y betis). En asistencias registra ocho, cuatro y cuatro. Jugando en su país, anotó uno en la Eredivise 2016-2017, cuando combinaba el primer con el segundo equipo, otro en la Copa holandesa en la 2017-2018 y otros cuatro en la competición liguera en 2018-2019. En pases son 13. Números que pronto destrozará.

Después de tres técnicos, primero con Valverde, después Setién y ahora Koeman, De Jong ya se orienta. Con el técnico holandés, que ha archivado el 4-2-3-1 y apuesta por un dibujo táctico más cercano al 4-3-3, Frenkie empieza a encontrar su sitio, diez metros por delante del medio centro, como interior con libertad de movimientos, que le permite más vocación ofensiva. No va a buscar el balón como le pedían los dos anteriores sino que lo recibe en franca mejoría. Y el cambio drástico le ha beneficiado. En este 2021, sus apariciones son notorias. El 3 de enero marcó al Huesca, frente al Athletic tres días después asistió a Pedri, volvió a ver puerta frente a la Real Sociedad el 13, como ante el Elche el 24, con otro pase de gol a Riqui Puig. En 21 días, tres tantos y dos pases.

En el Martínez Valero, De Jong se mostró como el currante que es. Estuvo atento para remachar el 0-1, cuando el balón despejado por un rival se introducía mansamente en la portería. Por si acaso, chutó con fuerza en la misma línea. En la segunda parte, con el reloj discurriendo, contribuyó a amarra el encuentro con un centro que Riqui Puig envió de cabeza a la red.

Sezione: Primer equipo / Data: Lun 25 gennaio 2021 a las 08:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print