Desde que el sábado el presidente del Gobierno anunció el regreso de la Liga a partir del 8 de junio, se han precipitado los acontecimientos y, entre certezas y rumores, vienen días de especulaciones y hábitos distintos. Por ejemplo, durante la intervención J avi er Tebas , presidente de la LFP, seguía en Vamos la línea de Pedro Sánchez anunciando que la competición podría reiniciarse el jueves 11 con el Sevilla-Betis, los clubs recibían, a las 22.45 del domingo, autorización para entrenar en dos grupos de 14, inamovibles. Es decir, que durante toda la semana los futbolistas no podrían cambiar de grupo.

Al respecto, el Barça seguirá, como la semana pasada, con dos grupos de 10 jugadores de campo más los porteros argumentando falta de efectivos. Lo que quisiera el club es que Setién tuviera opción de entrenar colectivamente. Con toda la plantilla, cosa que, de no variar los planes, no podrá hacerse antes del 1 de junio. Es decir, menos de 15 días antes del inicio. Un plazo que el Barça, en un contexto de precipitación, considera corto. Dicho de otra forma: el Barça es de la opinión que el equipo necesitaría otra semana más de entrenamiento colectivo.

El jueves hay Asamblea de la Liga. Allí expondrán los equipos sus ideas sospechando que no prosperará el retraso solicitado y que el próximo fin de semana ya habrá calendario. Pero, paralelamente, ‘Tiempo de Juego Cope’ adelantó que LFP podría darlo el miércoles y que su propuesta es alzar el telón el jueves con el Sevilla-Betis. El viernes, Athletic-Atlético; el sábado, Madrid-Eibar y el domingo, Mallorca-Barça.

El caso es que instalados en la noria de la incertidumbre, lo que hoy parece una cosa, mañana es otra. Lo único seguro es que la Liga, como se anunció al día siguiente de la suspensión, acabará cuando sea y como sea. Poderoso caballero es Don Dinero. Y con la política, más.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 26 maggio 2020 a las 15:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print