En este 2020, Ousmane Dembélé aún no había sido titular. Desde que recibiera el alta médica hace dos meses, su participación había sido más bien testimonial. Concretamente esta temporada con Ronald Koeman, sólo había jugado veinte minutos ante el Villarreal. Nada más.

El técnico holandés ha decidido dar un paso adelante y brindarle una nueva oportunidad. Un gran regalo, sin duda, porque estamos hablando de su primera titularidad del 2020. De hecho, han pasado más de diez meses para ver la última vez que Dembélé salía en el once de gala. Concretamente fue el 27 de noviembre del 2019, en un partido de Champions, ante el Borussia de Dortmund. Un encuentro de infausto recuerdo para el extremo francés. Y es que Ousmante se tuvo que retirar del campo, visiblemente afectado, en el minuto 25, tras constatar que se había vuelto a romper. Desde ese fatídico día, su vida ha sido un calvario de problemas y recaídas, con paso por quirófano incluido.

Dembélé sustituye a Ansu Fati, que Koeman ha decidido darle descanso, con el reto de acallar a los críticos, que le acusan de ser un jugador muy irregular y que le cuesta someterse a la pizarra del entrenador.

El francés, en todo caso, tiene hoy ante el Getafe la posibilidad de demostrar al entrenador que la decisión de quedarse no ha sido un error. Y es que Koeman le abrió las puertas este verano para forzar la llegada de Memphis Depay, pero la negativa del francés de abandonar el club, acabó frustrando la operación.

Ahora está en manos de Dembélé la posibilidad de demostrar que tiene un sitio en este Barça. Él mejor que nadie sabe que las oportunidades escasean en este club y si la desaprovecha esta noche, difícilmente volverá a tener otra.

Sezione: Primer equipo / Data: Sab 17 ottobre 2020 a las 23:06
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print