Durante la hora larga que permaneció sobre el césped, Frenkie de Jong exhibió su habitual repertorio de fútbol aparentemente fácil, que como decía Johan Cruyff es el más difícil.

El trabajo en la zona ancha y la interpretación de los espacios siempre están asegurados con el holandés, aunque si algo más se le pedía era aportar más influencia cerca del área. Esta vez la tuvo con dos conducciones muy de su estilo: una acabó en el gol de Luis Suárez y la otra en ‘casi-gol’ de Antoine Griezmann. La ovación final al ser relevado, más que merecida.

Sezione: Primer equipo / Data: Dom 08 dicembre 2019 a las 13:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print