Frenkie de Jong ha completado ya muchos buenos partidos con el Barça, pero el de Celta quizás fue de los más destacados porque, sin necesidad de florituras, lo hizo casi todo bien. Por pedirle algo más, le faltó pisar área. Controló el juego, estuvo bien posicionado tácticamente, robó, se replegó de forma solidaria y rompió líneas con calidad en la conducción y potencia. Exhibió precisión con el balón y demostró que puede echarse el equipo a la espalda.

Sezione: Primer equipo / Data: Dom 10 novembre 2019 a las 14:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print