Claudio Bravo ha vuelto con muy buen pie a LaLiga española, dejando la puerta a cero en sus dos primeros partidos con el Real Betis y dejando claro, a sus 37 años, que aún tiene cuerda para rato en la portería, donde aparte de unos reflejos felinos sigue mostrando un manejo envidiable del juego con los pies, cualidad que le llevó a equipos como el FC Barcelona, el Manchester City o ahora el Betis de Pellegrini, que también valora mucho esa cualidad en un portero.

Ese juego de pies fue clave para su fichaje por equipos como el Barça o el City. “A los que piensan eso les diría que no cualquier portero puede jugar en estos equipos. Es algo que solo entienden los que hemos tenido el privilegio de estar ahí. Lo fácil es ponerte dentro del área pequeña y dedicarte solo a parar. En equipos como el Barcelona o el City la película cambia. Tu cabeza piensa más cosas. Debes ser un central, ayudar a sacar el balón limpio desde atrás para generar un ataque y así hacer superioridad. Jugar adelantado y saber leer el juego no es cosa de muchos porteros. El que no tiene esta cualidad sufre mucho. Y más en el Camp Nou con 100.000 aficionados poniéndose nerviosos porque el portero no sabe controlar o pasar un balón. No te perdonan que le pegues a la grada. Yo disfruto haciendo algo que muy pocos hacen”, explica Claudio Bravo en una entrevista con El País, en vísperas del Real Betis-Real Madrid.

Bravo estuvo dos temporadas (2014/15 y 2015/16) en el FC Barcelona, en las que ganó dos Ligas, dos Copas, una Copa de Europa, una Supercopa de Europa y el Mundial de clubes a las órdenes de Luis Enrique, hasta que lo fichó Pep Guardiola para el City, justo después de jugar el primer partido de LaLiga 2016/17 contra el Betis (6-2): “Fue una etapa maravillosa. Compartí vestuario con grandes jugadores y magníficas personas, por lo que guardo un enorme recuerdo de todo lo que viví allí. Me tocó estar en años en donde se ganó todo. ¡Era un grupo increíble! Jugar con Leo, con Andrés, Xavi, Alves, Gerard, Busi, Ney, Luis, Masche... Teníamos un gran respeto entre todos”.

El meta chileno explica lo que pide Guardiola de sus porteros: “Para Pep es básico que el portero juegue y genere jugadas desde el fondo. Pero más que nada, debes entender el juego y los conceptos que él te pide. Puedes tener un muy buen golpeo de balón, pero si no entiendes los mecanismos del juego o cuándo pasar el balón y dónde, no te sirve de nada”.

Claudio Bravo es buen amigo de Griezmann de su etapa en la Real Sociedad, donde coincidieron durante cinco temporadas: “A Antu le veo bien. Es un magnífico jugador. Siempre estaré deseándole lo mejor, ya que sé lo mucho que le ha costado llegar donde está.”

Bravo explica los motivos que le llevaron a firmar por el Betis: “Fue muy fácil. Me senté con mi familia y planteamos sobre la mesa las opciones que teníamos. Mis hijos me dieron sus puntos de vista y la conclusión fue que coincidimos. Iríamos a un buen club, a un buen país, a una buena ciudad. Estamos todos encantados”.

La presencia de Pellegrini también influyó en su decisión: “Si Manuel está detrás de un proyecto significa que hay seriedad y compromiso. Es cierto que tenía deseos de trabajar con él, un entrenador del que considero se puede aprender. Pero también nos movió la idea de estar en una ciudad hermosa y un club del que nos habían hablado muy bien”.

Así ve el partido contra el Madrid el meta chileno: “Es un magnífico parámetro para seguir compitiendo. Al Madrid lo veo como todos los años, con grandes jugadores, y con la idea de buscar siempre competir en todos los frentes. Pero nosotros más que preocuparnos del Madrid nos queremos preocupar solamente de nosotros y de hacer nuestro trabajo lo mejor posible”.

Sezione: Primer equipo / Data: Sab 26 settembre 2020 a las 17:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print