El 20 de febrero de 2020, el Barça cerraba la contratación del danés Martin Braithwaite, hasta entonces delantero del Leganés. Venía para sustituir al lesionado Ousmane Dembélé durante seis mese y el club azulgrana abonó la cláusula de rescisión de 18 millones de euros que figuraba en el contrato del jugador para hacerse con sus servicios.

Las credenciales de Braithwaite, que firmó por cinco años y sabía que en verano podría marcharse a otro club, decían que había jugado un total de 27 partidos entre Liga y Copa, anotando ocho goles.

El primer medio año de azulgrana, con Quique Setién en el banquillo, disputó 11 partidos, marcando un único gol. El jugador estaba avisado que se le buscaría equipo pero la marcha de Suárez y los reajustes económicos por la pandemia le dieron una ansiada continuidad. En este segundo, ya con Koeman en el banquillo, lleva 28 encuentros y ha marcado 6 tantos dando un par de asistencias.

Braithwaite ha vivido una montaña rusa de sensaciones. Empezó siendo suplente, pero su irrupción en la Champions League enlazando dos partidos marcando y asistiendo ante el Dinamo de Kiev (2 y 1) y frente al Ferencvaros (1 y 1). Ha llegado incluso a encadenar 9 partidos de Liga jugando de titular.

Ha actuado de en el eje defensivo pero Koeman también le ha puesto en el extremo izquierdo en varias ocasiones. Aunque no tiene las prestaciones que necesitan en el Camp Nou, en el vestuario valoran su profesionalidad y su entrega. No siempre la suerte le acompaña.

Sezione: Primer equipo / Data: Dom 21 febbraio 2021 a las 10:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print