La enésima decepción del Barça en Europa en el último lustro deja al conjunto azulgrana sin prácticamente retos ilusionantes en lo que resta de temporada. Cuando la plantilla supere el 'shock' que supuso el 1-4 encajado ante el PSG, tendrá la obligación de intentar acabar el curso de la mejor manera posible. Esto sería levantar la Copa del Rey, donde los de Koeman deberán remontar el 2-0 en contra ante el Sevilla. En Liga, y aunque todo puede pasar, el Atlético tiene la Liga en su mano y solo una monumental pájara de los de Simeone reabriría el pulso.

Dando por hecho que la andadura del Barça en Champions está finiquitada, a los azulgranas les restan entre 18 o 19 partidos esta temporada. Los 16 de Liga, la vuelta ante el PSG y uno o dos en Copa del Rey, dependiendo de si el equipo acaba alcanzando la final. El duelo copero ante los de Lopetegui se jugará en el Camp Nou el próximo 3 de marzo. De no sobreponerse al resultado adverso del Sánchez Pijzuán, los de Koeman afrontarán los últimos tres meses de competición sin opciones reales de conquistar ningún título y con el único objetivo-consuelo de finalizar la Liga segundos por delante del Real Madrid.

El Atlético disputa hoy su partido aplazado ante el Levante. De ganar los de Simeone, se colocarán con 11 puntos más que el Barça a falta de 48 por disputar tanto para los de Koeman como para los de Simeone. Dicho margen hace que solo una inesperada crisis de resultados de los rojiblancos pueda permitir a Barça y Madrid soñar con el título de Liga. Parece difícil, pero no imposible. Hay que recordar que el Atlético está vivo en Champions, donde se mide al Chelsea en octavos de final. De avanzar en el torneo, los 'colchoneros' tendrán un mayor desgaste que el Barça, algo que incrementa las opciones de tropiezo en el campeonato doméstico de los madrileños.

Si el Barça levanta el 2-0 copero ante el Sevilla y accede a la final, esa sería la única esperanza de maquillar un nuevo curso delicado con un título. No hace tanto, ganar 'solo' la Copa del Rey no habría sido motivo de alegría, pero la realidad es la que es y el equipo no está para aspirar a más.

Con todo, el verdadero objetivo del Barça de aquí a final de temporada no es una meta material, ni siquiera alcanzar la final de Copa. La fijación del conjunto azulgrana debe ser apostar por los jóvenes para que puedan seguir creciendo y desarrollando su juego. En definitiva, se trata de seguir construyendo el Barça del futuro. Éste necesitará caras nuevas pero se basará en los Araujo, Dest, De Jong, Pedri, Riqui Puig, Ilaix, Ansu, Trincao y compañía.

Para que todos ellos puedan conformar un equipo ganador el día de mañana, necesitan sentir desde ya el apoyo y confianza del club en forma de minutos. Y más en una temporada en la que ya no existe la presión de los resultados. Esté o no Koeman al frente del equipo la próxima campaña, el holandés tiene la obligación de dar protagonismo a los jóvenes de aquí a final de curso. Ya que el presente es amargo, lo único que queda es sembrar el futuro.

Sezione: Primer equipo / Data: Gio 18 febbraio 2021 a las 11:00 / Fuente: Sport
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print