Arturo Vidal juega con todo. Es de esos futbolistas que con tal de no dar un balón por perdido se le ocurren soluciones extremas, muy al estilo de precursores como Carles Puyol, capaz de salvar un gol con el escudo del Barça, o de Éric Abidal, quien una vez en San Mamés reptó por el césped para despejar como fuera una pelota. Durante el Barça-Slavia, el centrocampista chileno mejoró ese recurso fuera de registro: luchó por un balón dividido utilizando la cabeza a ras de suelo para acabar dándole un pase a Leo Messi. ¡Qué grande!

Sezione: Primer equipo / Data: Mer 06 novembre 2019 a las 21:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print