La irrupción de Ronald Araujo (21 años) está siendo una de las notas positivas de la temporada en el FC Barcelona. El central uruguayo está supliendo con creces la baja por lesión de larga duración de Gerard Piqué y es uno de los jugadores intocables para Ronald Koeman, que está muy satisfecho con el rendimiento del defensa. En Cornellà, Araujo volvió a completar una actuación sobresaliente: contundente al corte, poderoso en el juego aéreo y participando de forma activa en la salida de balón, y además ningún rival fue capaz de superarle con un regate, una estadística que ya empieza a ser una constante en el uruguayo.

En los últimos diez encuentros, Araujo no ha sido regateado en ninguna ocasión por un adversario. El dato todavía es más destacable si nos fijamos en el global de la temporada, ya que de los 15 partidos que ha jugado Araujo este curso solo en uno, en el duelo de Champions ante la Juventus en Turín, fue superado por un rival en regate y cabe recordar que en aquel encuentro estaba tocado físicamente y fue sustituido al descanso. Dichas molestias provocaron que el central se perdiera siete partidos y el equipo lo echó en falta.

Otro de los aspectos notables de Araujo es que apenas comete faltas pese a ser un central duro y contundente. Contra el Cornellà sumó otro partido impoluto y en lo que llevamos de curso tan solo ha hecho ocho faltas a sus rivales, un síntoma claro de su buena colocación cuando se dispone a robar el balón y de la intimidación que provoca ante sus adversarios.

Araujo también muestra un liderazgo poco frecuente para su edad y tiene una fuerte personalidad, algo que Koeman reclama a sus jugadores. De hecho, parece haber pasado por delante de Clément Lenglet en la jerarquía en el eje de la defensa, pese a que el francés fue el capitán en Cornellà por antigüedad. Incluso marcó un gran gol al Valencia, recordando su etapa de delantero. Contra el Cornellà forzó el primer penalti, fallado por Pjanic, tras sufrir una patada en la cabeza y se levantó como si nada. Más problemas tuvo con el codo izquierdo en un forcejeo, pero se recuperó y disputó el partido completo, prórroga incluida.

La de Araujo con el Barça es una historia en que el club azulgrana sale tan bien parado como mal queda el Madrid, como sucedió con Pedri. Y es que de la buena pinta del central uruguayo se avisó al Barça, concretamente a Ramon Planes, y al Madrid (a Ramón Martínez). Lo hizo Sergio Cabrera, padre del jugador del Espanyol Leandro Cabrera. Sergio dirigía a Araujo en el Rentistas de Uruguay y avisó a Planes y a Martínez. El secretario técnico del Barça lo vio en directo y se lanzó a por su fichaje, en lo que le apoyaron sus superiores (Pep Segura, Eric Abidal y Òscar Grau). Por un millón y medio más unos variables que pueden llega a los ocho ‘kilos’ se fichó a un defensa que recuerda al granítico Puyol y que, como el ex capitán, tiene dotes para liderar. Con Ronald Araujo hay central para años.

Sezione: Primer equipo / Data: Sab 23 gennaio 2021 a las 19:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print