Podría decirse que Piqué, habitualmente el central con más calidad para sacar el balón desde atrás, y Lenglet, con menos responsabilidad en ese sentido, intercambiaron sus papeles en el estreno oficial de Ronald Koeman.

Mientras que el francés fue clave en el inicio de la elaboración de los dos primeros goles, el central catalán inició la Liga con una actuación portentosa en defensa. Piqué recuperó 15 balones gracias a su concentración y a su sentido de la anticipación, beneficiándose también de la buena forma física de la que hizo gala con su velocidad en el corte.

El Barça se impuso 4-0 al Villarreal con goles de Ansu Fati (2), Messi (de penalti) y Pau Torres, en propia puerta, todos los goles en una gran primera parte.

Sezione: Primer equipo / Data: Mar 29 settembre 2020 a las 17:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print