Iñaki Williams se vació en la semifinal de la Supercopa ante el Real Madrid, pero avisa de que ya ha cogido combustible para la final y que la presencia de Messi no le perturba: "Me encuentro bien, era cansancio en un partido muy exigente. Es importante llevar un título a Bilbao, me da igual si está Messi o no, es indudable su potencial y diferencia, pero el Barça tiene jugadores de sobra para suplirle", señala.

Williams sostiene que, en caso de noquear al equipo de Zidane, "la hazaña puede ser histórica, intentaremos hacer un gran partido", subraya, desvelando que en estas horas previas la plantilla se siente en el Hotel de concentración "tranquila", aunque los nervios "irán creciendo según pase las horas. Si disfrutamos será buena señal", comenta del choque en La Cartuja de este domingo, en la que se podrán apoyar en la experiencia de 2015: "Fue increíble, creo que muy pocas personas daban algo por nosotros y encima a doble partido, les metimos 4. La fe mueve montañas y tenemos que ir con la misma ilusión que en 2015. Somos un equipo difícil de batir, muy jodido de batir, somos amigos y batir a un grupo de amigos es más difícil".

El sello de Marcelino García Toral supone un acicate ahora mismo: "La llegada de Marcelino nos ha venido bien, no pasábamos por un buen momento jugadores, club y cuerpo técnico y la ilusión ha vuelto a Bilbao. Estamos en una buena dinámica y tenemos que estar en esa corriente, subirmos a la ola, surfear y que no nos tire", ejemplifica Williams, que sostiene que si se levanta la Supercopa sobre el cielo de Sevilla "anímicamente nos daría mucha moral a la plantilla, cuerpo técnico y aficionados. Eso genera ilusión, el tener orgullo por tu club, que la gente esté orgullosa ganemos o perdamos". Confía en que los niños "vayan al colegio con la camiseta rojiblanca al día siguiente".

Sezione: Otras Noticias / Data: Dom 17 gennaio 2021 a las 09:00 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print