Es el mejor lanzador de penaltis del mundo. Ni Messi ni Cristiano, es Sergio Ramos. Gustos a un lado, la efectividad es como el algodón, no engaña: con el del Clásico la racha del camero desde los once metros es de 25 penaltis convertidos sin mácula. Más de dos años (septiembre de 2018, frente a ‘su’ Sevilla) sin errar ni uno...

Esta vez fue Juan Palomo. Lenglet le hizo finalmente el penalti que venía prometiéndole en cada balón parado y Ramos batió luego a Neto tras doble paradinha para hacer el 1-2. Desde su famoso penalti en las semifinales de la Champions en 2012 frente al Bayern, directo al cielo de Madrid, el andaluz se ha adiestrado como especialista. Le espoleó no tanto el cachondeíto en redes sociales, donde fue carne de gifs y memes, como la mofa en su propia profesión. “No sabía que a Ramos le gustase tirar los penaltis por encima de la portería. Se habrá cargado algún planeta, o un ovni...”, se burló Neuer, el portero bávaro aquel día. Pero Ramos, como el Madrid, siempre vuelve: recuerden su doblete posterior (a Neuer, obvio) en el 0-4 en Múnich antesala de la Décima.

Ramos se ha dejado barba de Leónidas y su dureza física no caduca. Desde el golpe en su rodilla izquierda el día del Cádiz entró en modo casi fanático para recuperarse. En el cónclave médico se decidió ‘sacrificar’ el partido del Shakhtar en aras de asegurar el envite ante el Barça y, a contrarreloj, el camero se sobrepuso a una sobrecarga y una tendinosis para poder portar el brazalete en el Camp Nou. “Hay mucho trabajo de gimnasio para poder jugar este partido y la gente no lo sabe...”, confesaba ayer el propio capitán blanco. Tampoco es sorprendente. Para que Ramos se pierda un partido así habría que dispararle en las piernas y no es descartable que se presente, como el Cid, para ganar en parihuelas. Para el Madrid es un seguro de vida.

Hay en el aura racial de Ramos un componente que conecta mejor con el viejo Real Madrid de siempre que el estilo sintético y cerebral de Varane. El día que el Madrid viva en la racionalidad no será el Madrid. Por eso puede perder en la misma semana contra un recién ascendido en Liga, ser arrollado por el ‘Shakhtar B’ en la Champions, y aún así cerrarla llevándose con mucha personalidad un Clásico y a domicilio. La personalidad que derrocha Sergio Ramos.

Sezione: Otras Noticias / Data: Dom 25 ottobre 2020 a las 17:00 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print