En el buen debut del Barça en LaLiga 2020-2021, es difícil encontrar cosas negativas o errores pero si hay una pequeña decepción, una "mala actuación" : Antoine Griezmann.

La temporada pasada el francés llegó al Barça tras pagar su cláusula de 120 millones y en la mente de los que lo ficharon, debía de ser el tanto buscado sustituto de Neymar pero las cosas no salieron bien: jugó 48 encuentros anotando solo 15 goles y asistiendo 4 veces. De un jugador como él, campeón del Mundo con Francia, se esperaba mucho más en la primera campaña aunque tenía unas 'excusas': el primer año en el club blaugrana siempre es difícil, un jugador necesita adaptarse, necesita tiempo y él, además, ni jugaba en su posición ya que con Valverde, actuaba pegado en la banda izquierda sin libertad de movimientos y acabó ofuscado por los otros dos referentes de la delantera, Messi y Suárez. 

Esta temporada se le exige un paso adelante, el Barça, ya sin Suárez, busca goles, busca nuevos líderes y un jugador como Griezmann no puede esconderse, además con Koeman su sitio en el campo ha variado, pasando a la banda derecha. A pesar de esto, él sigue en una dinámica que recuerda la del año pasado.

Cabe subrayar que él hace un trabajo 'oscuro' que muchas veces no se considera importante, de hecho es el único delantero que ayuda en defensa, que da equilibrio al equipo, que se sacrifica durante los 90 minutos de juego y algunas veces lo podemos ver en el área cortando una acción peligrosa con buenas diagonales, es por eso que (probablemente) es uno de los jugadores más imprescindibles que hay en el equipo sin embargo, si después analizamos el que debería ser su trabajo o sea anotar goles, llega la decepción: no crea acciones peligrosas, ni remata a portería.

Griezmann fue el fichaje 'bomba' del pasado verano, un fichaje que se consideraba importante porque el Barça necesitaba una estrella en la delantera tras las desilusiones con Coutinho y Dembélé pero no valoró bien 'pros y contras' de esta elección. El francés es simplemente un duplicado de Leo Messi, o sea un jugador zurdo ( aunque él casi siempre jugó acompañando a un delantero centro) que empieza más por la derecha y con la total libertad de movimiento en ataque, algo que precisamente hace el argentino.

¿Se equivocaron fichando a Griezmann? Probablemente sí aunque el francés necesita tiempo y solo se le puede juzgar al final de su segunda temporada, mientras tanto se espera que dé un paso al frente.

Sezione: Opinìon / Data: Lun 28 settembre 2020 a las 18:30
Autore: Giusi Zaffiro / Twitter: @giusi1998@live.it
Ver lecturas
Print