Bayern de Múnich y Ajax están ultimando las negociaciones por Sergiño Dest, según informa el medio neerlandés AD. El club bávaro ya hizo la primera intentona por el lateral derecho, pero la respuesta no fue la esperada. Ahora, se ha vuelto a lanzar a por el futbolista y el periódico holandés confirma el acercamiento de posturas. El carrilero, Plan A del Barcelona para suplir a Nelson Semedo, se aleja de la Ciudad Condal conforme pasan los minutos.

Sin ser oficial, es un secreto a voces que Semedo abandonará el Barça y dejará una importante cantidad en las arcas del club. Mientras la operación se confirma, la secretaría técnica se ha puesto manos a la obra para garantizar que el puesto estará bien cubierto. Emerson es la opción más asequible y también se baraja a Max Aarons, del Norwich, por si algo se torcía. Si las negociaciones entre Bayern y Ajax llegan a buen puerto, entonces en las oficinas del Camp Nou tendrán que cambiar su hoja de ruta.

Desde luego, Ramón Planes y Bartomeu eran conscientes de que traer a Sergiño Dest implicaba hacer un esfuerzo económico, más viable una vez que se abone el pago por Semedo. Incluso la intención era una cesión con opción de compra obligatoria que facilitara la operación. Entre tanto, el Bayern sigue trabajando para completar su máquina casi perfecta y tiene efectivo tras la reciente venta de Thiago al Liverpool. Quizás ese movimiento ha sido el detonante que necesitaban para lanzarse con fuerza a por el futbolista del Ajax.

Sea como fuere, el Barça debe dar un paso al frente para impedir que se marche otro futbolista al que pretendían. La operación Depay no fructiferó por problemas de presupuesto, Wijnaldum antepuso quedarse en el Liverpool... Todo apunta a que el nuevo proyecto de Koeman comenzará esta misma semana a competir con la llegadas ya conocidas de Pjanic, Trincao o Pedri. Mientras, la directiva sigue trabajando con el fin de apurar sus opciones en el mercado. Quizás con Dest ya sea demasiado tarde.

Sezione: Mercado / Data: Mar 22 settembre 2020 a las 11:00 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print