Neymar sigue estando muy presente en la actualidad azulgrana. El delantero brasileño, ahora en el PSG, no es una opción prioritaria para la dirección deportiva del Barcelona, pero su nombre está en la agenda. A día de hoy, el gran objetivo en los despachos del Camp Nou es fichar a Lautaro y Pjanic. No es ningún secreto que el delantero argentino y el centrocampista bosnio ocupan un lugar privilegiado en la lista de la compra culé de cara a la próxima ventana de fichajes. Además, salvo sorpresa no habría dinero para incorporar a los tres jugadores.

El atacante brasileño ha sido una aspiración habitual del club desde que dejó el Barça en agosto de 2017, rumbo a París. Desde entonces, las especulaciones sobre su posible regreso han sido constantes. De hecho, Neymar cumple muchos requisitos que le convierten en un candidato muy a tener en cuenta: los tótems del vestuario estarían encantados con su regreso y ha demostrado tanto su calidad como su química con el equipo.

También hay voces que discrepan sobre su regreso. En el club no gustaron las formas de su salida ni tampoco los juicios que todavía mantiene el Barça tras su fichaje en 2013. También despierta ciertos recelos su comportamiento extradeportivo.

En cualquier caso, actualmente el delantero brasileño está en la recámara. La llegada de Lautaro va por buen camino y el ataque culé ya tendría, de esta forma, una nueva figura en su plantilla que acompañe a Messi. También está bien encaminada la incorporación del centrocampista Pjanic. Y, mientras se concretan estos dos nombres, la opción Neymar se difumina por momentos.

Limitaciones financieras

El principal escollo es la delicada capacidad económica de la entidad azulgrana en estos momentos. El Barcelona, en todas sus operaciones, debe efectuar un trueque de futbolistas para cuadrar las cuentas. De otra forma, realizar fichajes de envergadura para la próxima campaña se antoja imposible.

Es un escenario muy complicado para que Neymar pueda regresar al Camp Nou. Aunque nunca es un nombre que haya desaparecido del todo de la agenda catalana.

El jugador, por su parte, nunca ha cerrado del todo la puerta a volver a vestir la camiseta del Barcelona. Tiene contrato con el PSG hasta el 30 de junio de 2022 y su salida estaría muy condicionada a la voluntad del presidente del club, Nasser Al-Khelaifi.

Sezione: Mercado / Data: Mar 26 maggio 2020 a las 13:00 / Fuente: Marca
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print