Como siempre pasa algo en el Barça, lo de este miércoles, después de una remontada heroica contra el Granada en la Copa, terminó con unas declaraciones de Ángel Di María desde Francia. El argentino dijo que "hay muchas posibilidades" de que Messi juegue en el Paris Saint Germain la próxima temporada. Al argentino, amigo muy cercano de Messi le dio igual que él mismo termine su contrato con el PSG el próximo 30 de junio. El caso era agitar el árbol. A los oídos de Koeman llegaron esas declaraciones de Di María. Y el holandés reaccionó, porque se está haciendo un caldo de cultivo feo en la historia.

"Es una falta de respeto. Una cosa es que te equivoques una vez, pero parece que quieran calentar el partido. Messi es jugador del Barça todavía", dijo el holandés en la sala de prensa de Los Cármenes. Ese "todavía" hizo temblar a la afición culé. Pero sea una estrategia o no, lo del PSG está empezando a sentar mal en Barcelona. A Leonardo, director deportivo del PSG, no pareció importarle que Jorge Messi, padre de Lionel, pidiese en octubre a los medios de comunicación que dejasen de "inventar" y de fabricar "fake news" con informaciones que daban por hecho el fichaje de Messi con el PSG.

Hace un mes, Leonardo flirteó claramente con Messi en France Football. "Grandes jugadores como Messi siempre estarán en la lista del PSG (...). Estamos sentados en la gran mesa de los que están siguiendo de cerca este asunto. Nuestra silla está reservada por si...". Si se quieren añadir motivos de enfado, se puede empezar por Neymar, que también insistió en que "la temporada que viene tenemos que jugar juntos". Esas declaraciones toman más fuerza después del anuncio de su inminente renovación. Y luego está Pochettino, reconocido ex jugador y seguidor del Espanyol que dijo en su día que "antes volvería a mi granja que entrenar al Barça". El técnico argentino también le tiró la caña al argentino: "Uno siempre quiere a los mejores".

Sea porque sabe algo que el resto no, o por intuición, la única voz que se ha levantado desde Barcelona en las últimas semanas ha ido la de Joan Laporta, que fue el primero que se calentó con el club parisino. "El comportamiento del PSG no gustó absolutamente nada. Faltaron al respeto al Barça. Entiendo perfectamente que un jugador (Neymar) diga que quiere jugar con Leo Messi. A mí también me gustaría jugar con él. Pero que un representante de un club lo diga, está fuera de lugar, demuestra su falta de experiencia a este nivel. Les queda mucho que aprender en el mundo del fútbol".

Al final, a Laporta se le ha sumado Koeman. Y la ola puede arrastrar a más gente. Esas declaraciones de Di María encendiendo el fuego antes de tiempo van a poner a máxima temperatura el partido de dentro de menos de dos semanas en el Camp Nou.

Sezione: Mercado / Data: Gio 04 febbraio 2021 a las 21:20 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print