El FC Barcelona sigue pensando en cómo reforzar su plantilla para ofrecerle a Ronald Koeman un proyecto de nivel. Tras la marcha de Luis Suárez al Atlético de Madrid, al técnico le falta un delantero y el que más le gusta es Memphis Depay (26 años), punta del Olympique de Lyon. Ronald le conoce muy bien porque le ha utilizado mucho en su etapa como seleccionador holandés y ahora le gustaría volver a tenerle.

El gran problema del club azulgrana, que también es el del resto de clubs europeos, es la masa salarial del primer equipo. El gran descenso de ingresos previsto para la presente temporada obliga a rebajar también la partida destinada a fichas de deportistas profesionales. Y en este sentido, los futbolistas se llevan la palma. Por eso el Barça está trabajando duro para rebajar los gastos en sueldos. La marcha de Suárez, Vidal y Rakitic, tres jugadores veteranos y con un caché elevado, han ayudado pero aún falta. Si se logra rebajar lo necesario y hay margen, el Barça atacará la contratación de un delantero y de un central. Y el punta más viable es Depay, que acaba contrato la próxima temporada y cuyo club, el Lyon, ya sabe que Koeman anda detrás suyo. Su precio rondaría los 25 millones. De hecho, el diario holandés De Telegraaf llegó a publicar hace dos semanas que ya estaba fichado y que pocos días después lo iban a presentar. No ha sido así, obviamente, pero el interés culé persiste. Aunque no sea un ‘nueve’ puro, le gusta al entrenador.

Ramon Planes, secretario técnico culé, admitió la semana pasada que se seguía buscando un delantero pasase lo que pasase con Suárez, que ha acabado saliendo. Y también ese día, Koeman dijo en una entrevista en FOX Sports que “hay que vender antes de que venga Depay”. En eso está el Barça, tratando de vender a Rafinha, Junior y Todibo, y de ceder al menos a Umtiti, ex precisamente del Olympique de Lyon.

Sezione: Mercado / Data: Sab 26 settembre 2020 a las 13:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print