Ousmane Dembélé (23 años) no ha tenido suerte en el FC Barcelona. El extremo francés llegó para llenar el gran agujero que dejó Neymar Junior con su fuga en 2017 con destino al PSG pero no ha podido disfrutar de continuidad. Sus recurrentes lesiones y sus dificultades para integrarse en el club y en el vestuario han jugado en contra suyo.

Cerca de acabar su tercera temporada, su fichaje no ha respondido a las expectativas. Quique Setién estaba deseando contar con él en febrero pero volvió a lesionarse y acabó en el quirófano. El técnico sigue confiando mucho en él y espera tenerlo a disposición en el tramo final de la Liga y para la Champions.

En el club también esperan mucho de él y el deseo de los dirigentes es que triunfe de una vez. Eso sí, hasta los que más le han defendido admiten que si llega una buena oferta por él, que satisfaga lo que queda por amortizar (unos 50 millones dado que costó 105 más variables y lleva tres temporadas) y las pretensiones del jugador, se valorará.

Sezione: Mercado / Data: Mer 27 maggio 2020 a las 18:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print