Las cesiones han sido siempre una oportunidad para coger minutos y experiencia fuera del club propietario para regresar más curtido y maduro y con más opciones de ser importante en la entidad de origen. Pero los futbolistas del Barça que han estado a préstamo esta campaña no tendrán una vuelta plácida. De hecho, no retornarán. La entidad azulgrana tiene intención de desprenderse de todos ellos. Sus marchas responden a motivos económicos y deportivos.

Coutinho, Todibo, Aleñá, Wagué, Rafinha y Oriol Busquets dejaron la disciplina culé porque no tenían sitio en el Barça del presente. Han tenido unas participaciones dispares en sus equipos. El centrocampista del Celta, por ejemplo, ha jugado 20 encuentros y el defensa del Niza, cinco, pero independientemente de su rendimiento no volverán al Camp Nou. La entidad y sus agentes les están buscando destino para la 20-21.

Casos dispares

El caso más complicado es de Coutinho, porque es el futbolista que tiene la ficha más alta y porque el deseo del Barça es traspasarlo. La cesión es un plan secundario. El deseo del internacional brasileño es regresar a la Premier League. Y en eso están las dos partes. El Tottenham y el Arsenal son solo dos de los clubs que están sobre la mesa.

El resto de cedidos tendrán una salida, a priori, más fácil, ya que sus precios y sueldos son más asequibles para otras entidades. De hecho, varios equipos ya se han dirigido al Barça interesándose por ellos. Es el caso, por ejemplo, de Aleñá, por el que el Betis, equipo en el que está cedido, se ha mostrado interesado en ampliar el préstamo una temporada más. Y de Rafinha, ya que el Celta está muy satisfecho con su rendimiento y ha manifestado su deseo de firmar en propiedad al centrocampista.

Los jóvenes

Todibo, por su parte, ha jugado en el Schalke 04 y no seguirá en el conjunto alemán por cuestiones económicas, pero la entidad azulgrana se plantea que entre en alguna operación mayor como moneda de cambio o podría poner rumbo a Inglaterra, ya que el Everton ha tanteado su incorporación. Wagué tampoco continuará en el Niza. Varias entidades han preguntado por su situación, entre ellas el Valencia y el Sevilla.

El Barça cuenta con Oriol Busquets, que este año ha jugado en el Twente, pero no tiene sitio aún en el bloque de Setién, por lo que el club le vuelve a buscar un equipo de la máxima categoría. De momento, no se contempla que se quede en el filial si éste logra el ascenso. El futuro de Pedri, al que el Barça dejó cedido en Las Palmas, tampoco está claro aún, pero también tiene varios clubs interesados.

Por otro lado, Emerson y Juan Miranda están cedidos hasta 2021.

Sezione: Mercado / Data: Mer 27 maggio 2020 a las 19:30 / Fuente: Marca
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print