Neymar dijo a sus compañeros que se quedaba en el Barça y se fue. Este verano ha dicho que se queda en el PSG... pero hasta que el mercado no se cierre el 5 de octubre, todo es posible. A pesar de que Nasser Al Khelaïfi no le deje ir y que es un verano tímido de fichajes, a causa del Covid, no hay que cerrar las puertas a un desenlace loco. Sin duda, la decepción de Neymar de perder la final de la Champions, la colleja a Álvaro del Marsella, la roja directa, el rifirrafe en las redes sociales y la larga sanción que le espera, huele a principio del fin de Neymar en París.

Un poco, proporciones guardadas, como el decadente final de Maradona en el Barça. La reyerta en la final de Copa con los jugadores del Athletic dañaron su imagen. La sanción posterior de tres meses fue la puntilla para irse a Nápoles. Maradona ya no jugó más con el Barça. De todos es sabido que jugadores como Messi o Piqué decían que, con su sueldo, podían ayudar a pagar el fichaje de Neymar si este era el problema. Se intentó de todas las formas un año atrás. Un intermediario pensó que si el Barça ponía 120 millones, Rakitic , Dembélé y Todibo , el PSG diría que sí al traspaso de Ney . Así lo negociaron con el Barça en la suite de un hotel de Barcelona. Pero ni con este ‘pack’ ni con ningún otro. El PSG, entonces, dijo no.

Sezione: Ex barcelonistas / Data: Mar 15 settembre 2020 a las 19:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print