El ex jugador barcelonista Cesc Fàbregas, hoy en el Mónaco, ha recordado, en el programa ‘Tot Costa’, de Catalunya Ràdio, que “al final de mi etapa en el Barça me faltó algo de sintonía”, aunque aseguró que “no hay ningún rencor” y el recuerdo de sus años en el primer equipo es bueno: “Visto en perspectiva, mi paso por el Barça me parece ahora mejor de lo que me parecía cuando marché”. Ha desvelado que “conservo una buena relación con Mourinho, es mi amigo. ¿Con Pep?, nada”. También considera que “desde dentro intentaron hacer daño a Leo”, aunque “como culé me alegro de que siga en el Barça”.

Ha explicado que “me faltó un poco de sintonía con el club al final. Empecé muy bien el primer año y después creo que hice un muy buen año en el segundo, con Tito. Pero el fútbol no tiene memoria. Mis sensaciones son que la etapa en el Barça, vista ahora con perspectiva, fue mucho mejor de lo que parecía cuando me fui. Cuando veo reportajes de los goles de Messi, en muchos salgo yo”.

Se sintió muy bien valorado en Europa cuando optó por la salida, especialmente por Mourinho: “Siempre me ha gustado ser valorado y estimado en los clubs, y cuando vi que ya no existía la sintonía, vi que había entrenadores en Europa que me valoraban más, y es lo que yo quiero, ser valorado”.

Mourinho, un amigo

Asegura que “lo tengo superado y no tengo ningún reproche. Mi primera temporada en el Chelsea, con el doblete, me ayudó mucho”. En este sentido, afirma que Mourinho, con quien había mantenido grandes diferencias en el pasado, “fue quien más me inspiró al salir del Barça. Me dijo que nos las habíamos tenido en el campo, que terminaba ahí, y me contó su proyecto. Prioricé lo profesional, y hoy en día me sigo escribiendo con él y lo considero un amigo, me ayudó mucho en su momento”.

En cambio, afirma que “con Pep, nada. Hay cosas que pasaron de las que no tengo por qué hablar”. Aun así, admite que “fue mi ídolo en mi infancia, quizás es la persona de la que he aprendido más, como jugador, como ídolo y después como entrenador y ya está”.

Asegura que no quiere aún retirarse y, sobre su amigo Messi, explica que “desde el punto de vista personal quieres que a tus amigos les vaya bien. No sé qué más se le puede pedir a Messi después de tantos años dando tanto. ¿Que corra?, cuando ganaba el triplete y hacía lo mismo nadie decía nada. Tú puedes haber dado mucho, que al final solo valorarán lo último”.

Y lamenta que “vi gente del club que intentaba hacerle daño, pero como culé estoy agradecido de que siga en el Barça. ¿Si se siente solo?, no creo. Ha pasado por muchos grupos y solo seguro que no está, aunque es cierto que Luis era un apoyo para él”.

No cree que sus ex compañeros tengan tanto poder como se dice: “¿Si mandan mucho?, en mi época no. Sobre todo al principio,. Todo el mundo sabe cómo es Pep y después con Tito tampoco. es verdad que con el Tata fue diferente”...

No descarta ser entrenador, aunque sin prisas, dice que espera tener por delante aún tres o cuatro años de carrera y admite una leyenda urbana: “Sí, soy mal suplente, pero que levante la mano quien no lo sea”.

Sezione: Ex barcelonistas / Data: Mer 18 novembre 2020 a las 09:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print