De los tres candidatos a la presidencia del Barça, el menos conocido por los votantes es Víctor Font. No ha sido presidente ni directivo y, a pesar de que lleva años levantando el dedo en los medios, no tiene la popularidad de Laporta ni las horas de vuelo de Freixa, exsecretario de la junta. De Font sabemos que es el socio 67.970 (significa que se apuntó al club cuando Laporta ganó en 2003), que es un empresario de éxito hecho a sí mismo, que habla más con Xavi que con su mujer, que tiene un proyecto muy trabajado, que en la junta presenta una alineación -11 hombres, 5 mujeres- que quita el hipo, y que durante la campaña se ha metido algunos autogoles, con Koeman, Majó y Duch.

Lo que sabemos, también, es que una vez ha abandonado su residencia en Dubai, vive en su Granollers natal. Así, siguiendo las restricciones municipales en Catalunya, el domingo 24 no podrá ir a Barcelona a votar. Es decir, sólo los socios de la propia ciudad podrán acudir a las urnas del Camp Nou. Más allá de las recomendaciones de eminencias como los doctores Padrós y Trilla, que desaconsejan congregar gente en este momento álgido de contagios, las elecciones sólo se deben celebrar si se garantiza que puedan votar todos los socios que están en su derecho. Más de un socio está dispuesto a impugnarlas, si no pueden votar todos.

Sezione: Club / Data: Ven 15 gennaio 2021 a las 15:20 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print