Lluís Cortés (Balaguer, 1986) cumplirá el 9 de enero dos años como técnico del Barça femenino. Tras llegar a una final de Champions y una ‘semi’ siendo mejor que el Wolfsburgo y ganar Liga y Supercopa, el equipo va lanzado con un pleno de puntos con el reto de volver a llegar lo más lejos posible en Europa en un calendario sin margen. De todo ello habla para Mundo Deportivo.

Otro parón pero el Barça. ¿Es difícil trabajar así?

Es más difícil. Las semanas donde están casi todas las jugadoras fuera son más difíciles porque estamos acostumbrados a unas dinámicas. Y ahora es un trabajo extra con seis o siete jugadoras ya que las sesiones deben servir para mejorar pero para que las jugadoras también se vayan contentas por el trabajo.

Casi no hay fechas para recuperar partidos aplazados por la Covid. ¿Cree que deben cambiar los protocolos y acercarse a los del fútbol masculino?

Es un tema delicado ya que los protocolos deberían ir de la mano de lo que marque Sanidad y también como Federación no puedes desmarcarte mucho. Es cierto que en LaLiga se han saltado estas directrices con unos protocolos excepcionales y esto obliga a una inversión grande y hay que ver si esto es viable en el fútbol femenino. Ojalá se pudiera hacer pero hay que priorizar la salud y debemos ser un ejemplo también para la sociedad y ser consecuentes y respetuosos con la pandemia e intentar cumplir con estos protocolos.

En este calendario tan apretado llega la Champions en diciembre. ¿Ya ha visto partidos del PSV?

Sí, ya tenemos a los analistas, Alberto y Toni, trabajando duro con este partido. El margen de tiempo es relativamente corto y van analizando a las jugadoras y a mí me gusta ver otras Ligas durante la temporada. Ya teníamos información pero ahora estamos de lleno.

¿Ve al Lyon y al Wolfsburgo cada semana por si llegan otros cruces esta temporada?

Sí, yo ahora tengo un problema con mis amigos. No sabría decir cinco jugadores del Leipzig y sí el once entero del Lyon o el Wolfsburgo, el City y el Chelses femenino. Es mi trabajo y ver partidos me encanta. La Premier facilita ver los partidos con su aplicación y estamos invirtiendo en ver otras Ligas.

En agosto se rozó otra final siendo mejor que el Wolfsburgo. ¿El objetivo es llegar a la final si los sorteos evitan al Lyon?

La Champions es un torneo muy particular por los sorteos. A ida o vuelta te puede tocar un rival duro como también Wolfsburgo o las inglesas y hay que ser competitivo con poco margen. Llegar a otra final sería otro exitazo y es para lo que trabajamos pero no debemos fijarnos que sea nuestro objetivo. Hay que trabajar cada día para ser mejores, reducir la distancia con las grandes y como dijo Alexia tras perder ante el Wolfsburgo, consideramos que la distancia ya no existe o que es muy pequeña.

¿Sabe peor perder jugando tan bien como ante el Wolfsburgo en la última ‘semi’ o en una final siendo inferior al Lyon?

Es una pregunta complicada. Cada uno lo siente diferente pero yo prefiero perder como ante el Wolfsburgo aunque duela más. Ante el Lyon las opciones fueron mínimas ante un rival que te pasó por encima y te marcas objetivos para subir de nivel.

Su Barça se parece al de balonmano, casi sin rival en España.

Bueno, yo creo que no debemos dejarnos engañar por nuestros resultados ya que los equipos son mejores que hace cinco o diez años. Los entrenadores y entrenadoras son mejores, como las jugadoras, el nivel físico también y técnicamente están los equipos mejor trabajados. Sí es cierto y hay que dar mucho mérito porque el Barça ha subido cuatro escalones de golpe. Tras la final de Budapest nos marcamos retos y con mucho esfuerzo, horas y recursos que ha puesto el club hemos conseguido subir tanto. Por eso, esta aparente superioridad pero no somos invencibles. Habrá partidos que perderemos o empataremos. Todos los tenemos claro y en fútbol puede pasar cualquier cosa pero eso no nos tiene que hacer cambiar nada.

Tras el 10-1 en la Supercopa de febrero, hubo polémica desde la Real Sociedad sobre si golear es respetar al rival.

Respetar a tu rival es ir con todo hasta que pite el árbitro. No sería respetarlo si te relajas y dejar de hacer cosas que harías con 0-0. Siempre les digo a mi equipo que el día que necesitemos un repliegue en el 89’ o ir en busca del gol al final, si no lo has entrenado o no tienes el hábito, seguramente no lo podrás hacer. No podemos relajarnos con dos, tres o cuatro a cero.

¿Cómo es el Lluís Cortés entrenador?

Me gusta poco hablar de mí mismo pero intento ser una persona muy normal, muy próxima en base a cuatro criterios. Sentido común. Después, sinceridad porque no puedo engañar a nadie. Luego, coherencia para razonar todas las decisiones que tomes. Y ser consecuente con las decisiones, a veces buenas y otras malas. En base a estos criterios hago mi día a día desde las relaciones personales con muchas horas que convivimos en viajes, hoteles, cenas... Si las relaciones personales no fluyen, es difícil que las cosas funcionen.

¿Y hay riesgo de que esa línea de entrenador-equipo se difumine? ¿Es duro como técnico?

Hay que saber escoger el momento. Hay de todo y a veces debes ser inamovible y en otras hay que tener mano izquierda para gestionar momentos, partidos, entrenos o elegir un día de descanso. Al otro lado hay personas con familias y vidas personales más allá del fútbol. Hay días en que hay que pensar en qué hay más allá de la jugadora.

Sezione: Club / Data: Sab 28 novembre 2020 a las 14:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print