Con un ERTE en marcha que afectará a todo el personal del Barça, no hace falta ser Ingeniero de Caminos Canales y Puertos para deducir que el Espai Barça volverá a ralentizarse, por no decir, paralizarse. Digamos, eso sí, que está en suspenso.

Más allá de la crisis económica que ha provocado el coronovirus, hay tres razones, ajenas, que impiden el avance del Espai Barça avance. La primera, elemental. Si en verano, como quiere la LFP, hay competición, no puede haber obras en el Camp Nou. El referéndum tampoco puede hacerse de momento y apunta a septiembre, como apuntó Xavier Bosch.

Otra cuestión es la relación con las concesión de licencias. Con las administraciones semiparalizadas, el retraso será inevitable. Y a eso hay que unirle que el FC Barcelona ya ha paralizado directamente todas las obras que tenían relación con el entorno y el propio Espai Barça. Otro camino por el que el proyecto más ambicioso de la historia no puede avanzar.

Finalmente, con este escenario, el tema de la financiación es hoy un interrogante. Extraoficialmente estaba resuelto con el fondo de inversiones Goldman Sachs, La Caixa, Sabadell y Banco de Santander. Hablamos de 800 millones cuyas condiciones, con toda seguridad, deberán revisarse una vez se estabilicen los mercados. Pero, ¿cuándo será eso?

Sezione: Club / Data: Sab 28 marzo 2020 a las 17:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print