El estado de las cuentas del Barcelona es alarmante y la salida hacia adelante que supone firmar un crédito con el banco de inversiones Goldman Sachs puede suponer el primer paso para que el socio pierda el control de la entidad. Estas conclusiones son las que saca Marc Ciria (Barcelona, 1979) socio fundador y director general de Diagonal Inversiones y que en el año 2015 fue el responsable económico de la candidatura de Joan Laporta y que cuando trabajaba en Caixa Catalunya fue el encargado de conceder los avales a la directiva de Sandro Rosell.

En una entrevista a la Agencia EFE, este economista dibuja un negro provenir para la entidad blaugrana en el aspecto económico.“El club está utilizando la deuda a 30 años por el Espai Barça del cual está hinchando claramente el resultado final del coste, para pagar los salarios de este ejercicio. Y a Goldman Sachs ya le parece bien porque está cobrando unos intereses entre el 3 y el 4 % y si el Barcelona no le paga ya le vendrá un señor. La pregunta es cómo se ejecutará el impago de la deuda: ¿Con el patrimonio del club? ¿Con el estadio? Porque cuando hay un préstamo de un banco de inversión las cláusulas son mucho más firmes que las de un banco tradicional. La junta necesita hacer esto para arreglar los números antes de irse y les da igual el Espai Barça porque no lo harán ellos”, afirma. Y añade: La próxima junta directiva no podrá desarrollar el Espai Barça con este préstamo. Necesitará otro financiamiento y el proyecto se tendrá que reconvertir en algo mucho más barato que consistirá en acondicionar el estadio. Y hasta dentro de 10 ó 15 años el club no se podrá plantear hacer el Nou Palau Blaugrana y el resto de infraestructuras”.

Explica Ciria que “la COVID-19 no tiene nada que ver con la situación económica del Barcelona. Es una mentira de la junta directiva, la cual pretende que un club que facturará 700 millones de euros esté endeudado con 1.600. Esto es impagable con los mecanismos actuales del club. Las dos soluciones viables que plantea esta directiva son la conversión en SAD o la entrada de un fondo de inversión internacional que deje al socio como propietario de un 30 ó 40 por ciento del Barcelona”.

Respecto al fondo de inversión, el economista alerta del peligro de firmar el crédito con Goldman Sachs por valor de 800 millones que tiene listo la junta de Bartomeu.“Goldman Sachs no es conocido por prestar dinero, sino por hacer operaciones de entrada en sociedades para después salir de ellas revendiendo las acciones que ha comprado. Es un banco de inversión, no un banco de préstamo de dinero como La Caixa o el BBVA. Que aparezca Goldman Sachs significa que el Barcelona no ha podido acudir a las entidades nacionales para incrementar la deuda. El motivo es evidente: el club debe a estas casi 500 millones en deuda a corto plazo”, afirma a EFE.

La deuda es el gran problema del Barcelona. Ciria añade que “antes de que apareciera el coronavirus el club ya debía 740 millones de euros y con él ha subido a 820. El principal problema es que es deuda a corto plazo. El Barcelona es el club del mundo con la masa salarial más alta y esto no es culpa del coronavirus. La deuda que se necesita pagar a corto plazo es del 77%. Eso significa que no hay que no hay dinero para pagar las nóminas ni algunos proveedores. Así que el incremento de la deuda ha sido para pagar el día a día del club, no el Espai Barça”.

Sezione: Club / Data: Mer 14 ottobre 2020 a las 09:30 / Fuente: AS
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print