El presidente del Nápoles, Aurelio de Laurentiis, volvió a intentar presionar a la UEFA con el objetivo de que el máximo organismo europeo ceda a su petición de jugar el partido del próximo sábado ante el Barça, correspondiente a la vuelta de los octavos de la Champions, lejos del Camp Nou. De Laurentiis se agarra al elevado riesgo de contagio por el coronavirus que existe en Barcelona para justificar su petición.

En unas declaraciones a Sky Sport, lamentó que la UEFA no responda a su petición de jugar en Portugal o Alemania como hacen con la fase final de la Champions y la Europa League. “La UEFA no ve, no escucha y no habla. Espero por el bien de la UEFA, que no pase nada, en caso de que el infierno se desate”, apuntó, crítico de nuevo con viajar a Barcelona.

Aún así, el presidente del Nápoles confía en que su equipo complete un gran partido y pueda clasificarse para la final a ocho que se disputará en Lisboa a partir del día 12.

Sezione: Champions League / Data: Dom 02 agosto 2020 a las 20:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print